jueves, 21 de agosto de 2008

La Venganza del Rey Demonio



No hace mucho alguien me contó una historia, no era mejor ni peor que otras, sino simplemente una historia. Aunque todos sabíamos que ésta era especial.

Se trataba de un cuento de príncipes y princesas, de dragones, de espadas y de brujería, pero sobre todo de amor y de aventura. Era la historia de alguien cuyas hazañas sobrepasaron su tiempo y rompieron las barreras de la eternidad.

Quien la contaba era un gran orador, sabía dar vida a los relatos y hacer que su audiencia vibrara con cada palabra, algo rara vez posible y que sólo consiguen los verdaderos cuentacuentos. Hablaba con gran emoción y empleaba el énfasis exagerado de quienes pretenden que sus historias sean ciertas, aunque sepan muy bien que no lo son.

Sin embargo este cuentacuentos sabía bien poco de la verdad, aunque eso no le importara mucho a la hora de divertir a la multitud en la plaza del mercado cada domingo, y desde luego tampoco sabía que yo ya conocía su historia. Y es que yo estuve allí.

Mi nombre es Zûl, y esta que voy a contar es la auténtica leyenda de Égodar de Báalbek.

Sólo que no es una leyenda.

1 comentarios:

Vjr,  16/2/09 0:55  

Un libro que se sale de la línea de los tuyos, pero que engancha al lector igualmente.
No pude evitar que este libro me recordara a la triología del elfo oscuro, quizas por la relativa cercanía en el tiempo con la que los leí.
En cualquier caso, una histori muy bonita, y emocionante.
Enhorabuena.

  © Blogger templates Psi by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP